CONSEJOS PARA COCINAR PARA NIÑOS - Seral
1904
post-template-default,single,single-post,postid-1904,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,overlapping_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

CONSEJOS PARA COCINAR PARA NIÑOS

CONSEJOS PARA COCINAR PARA NIÑOS

Teniendo en cuenta la importancia de que los niños obtengan una dieta variada que ofrezca todos los nutrientes necesarios para crecer y desarrollarse sanamente, y considerando las dificultades que se presentan al momento de dar de comer a los peques por el mismo proceso de neofobia que provoca rechazo ante un primer contacto con alimentos nuevos, te damos los siguientes consejos para que tengas en cuenta al cocinar para niños y también, para que el momento de alimentar a los peques sea más sencillo y placentero

 

• Incorporar a los niños a la cocina: esto no implica darles un cuchillo ni mucho menos colocarlos frente a una olla con agua hirviendo o cerca del fuego, sino permitirles tener contacto con los alimentos en su estado más natural, de manera que los peques puedan escogerlos, conocerlos y familiarizarse con los mismos para reducir la neofobia.
• No camuflar los alimentos: contrariamente a lo que decíamos antes, si camuflamos los alimentos los niños nunca los conocen del todo, no se familiarizan y no pierden el «miedo» a su incorporación ni saben qué comen, por lo tanto, nuca saben si les gusta.
• La regla del 10: un mínimo de 10 intentos son necesarios para que el niño acepte o rechace por completo un alimento, es decir, si probamos una o dos veces en darles acelga y el niño no la acepta, no podremos asumir que no le gusta, sino que debemos insistir un mínimo de 10 veces para después si confirmar el rechazo del pequeño.
• Agregar diversión a los platos: si los niños participan en el armado de los platos, podemos jugar con ellos, formar caras con los alimentos, darles formas divertidas, sumar colores y con ellos nutrientes.
• No agregar sal ni azúcar a los platos: en la medida de lo posible, se aconseja no sumar sal ni azúcar a los platos, porque esto también es camuflar el sabor de los alimentos. Por ello, sobre todo en los más pequeños, no es necesario adicionar sal ni azúcar a las preparaciones.
• Ofrecerles alimentos variados, incluso aquellos que a los adultos no nos gustan: los padres o adultos a cargo de las comidas de los niños, solemos cometer el error de no darle a los niños aquello que no nos gusta. Algo que puede restringir la dieta del pequeño, por ello, debemos ofrecerles todos los alimentos, en platos variados.
• No dejar de ofrecer alimentos que no les gustan: si asumimos que un alimento definitivamente no les gusta, en casa debemos seguir elaborando platos que incluyan dicho alimento, pues tal vez en un tiempo el pequeño vuelva a probar dicho alimento y finalmente lo acepte. ¿O no les ha ocurrido que algún alimento que no nos gustaba antes ahora sí lo consumimos?
• No obligarlos a comer a cambio de un chuche: la negociación no debe realizarse así, pues los alimentos no deben ser ni premios ni castigos. Si le damos un dulce a cambio de que coma brócoli, el dulce se convierte en un premio y por ende, en algo más deseado.
• No obligarlos a terminar todo el plato: insistir en acabar todo el plato es quitar la posibilidad de que el niño regule adecuadamente cuánto debe comer para satisfacer su hambre. Así, podemos favorecer un consumo excesivo que a largo plazo puede desencadenar obesidad.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies